La innovación a otro nivel

Los enormes desafíos del mundo actual y la velocidad a la que el mundo y los mercados están cambiando requieren que la innovación pase a otro nivel.


Las siguientes palabras de Susana Muhamad, quien fuera Secretaria de Ambiente de la ciudad de Bogotá, expresan una manera de ver la innovación que nos da pistas sobre ese nuevo nivel. “La transformación de la sociedad implica la posibilidad de innovar en los significados de los actos, los comportamientos, los discursos, los esquemas, las formas de pensar y de sentir. Ese es el terreno fértil de la innovación, el de lograr nuevos significados a contextos antiguos que muevan por lo tanto a la sociedad a nuevas posibilidades.”[1]


Y precisamente eso es lo que buscamos con los 4 principios de las Organizaciones Brillantes, abrir nuevas posibilidades para significar las empresas y las organizaciones de una manera diferente. Esta invitación a reinventar las organizaciones implica una gran dosis de innovación, porque para poder llevar la innovación a ese nuevo nivel hay que empezar por transformar la manera en que concebimos las organizaciones, para desde ese nuevo modelo mental proponer nuevas estructuras, métodos, herramientas y prácticas que generen organizaciones diferentes a las actuales.


No es raro que la innovación difícilmente haya avanzado bajo el modelo mental y las prácticas de gestión que se han impuesto desde hace 100 años, dado que estaban pensados para el control, la rutina, la eficiencia y la uniformidad, condiciones totalmente adversas para la innovación. Es increíble que aun así hayamos llegado a donde hemos llegado.


¿Se imagina que pasaría si las organizaciones fueran realmente espacios propicios para la innovación?


¿Se imagina que pasaría si las organizaciones fueran realmente espacios propicios para la innovación? En mi trabajo me encuentro regularmente con organizaciones que luchan todos los días con el tema. Gastan ingentes recursos en cursos de creatividad y de innovación, en expertos, usan las “mejores técnicas” para innovar, generan estrategias de innovación, tienen procesos para innovar, hasta cuentan con áreas dedicadas al tema, y en general, sus resultados son pobres en este sentido. El punto está en que no atacan el problema de fondo, el cual reside en su cultura organizacional, atada al modelo mental y a las prácticas de gestión propias de la era industrial.


Las empresas consideradas innovadoras, como pueden ser Google, Apple, W.L. Gore, Toyota, Tesla o Netflix, se caracterizan por tener modelos mentales, estructuras, métodos y prácticas de gestión fuera de lo común, con el fin de generar las condiciones que propician la innovación como son la creatividad, la libertad, la diversidad, el empoderamiento, la orientación al riesgo y la tolerancia al error.

[1] Revista Innovación Social

52 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

De la Escasez a la Abundancia

Gracias a una conferencia que presencié del Dr. Friedrich Glaubner y a una posterior charla con él, pude comprender que la abundancia en la naturaleza proviene de la diversidad. Fue iluminador darme c