Las consecuencia de la ausencia del propósito

Me encontré con un artículo de Fast Company escrito por Joe Berkowitz acerca del documental de Netflix titulado "Downfall: The Case Against Boeing" y al leerlo me conectó inmediatamente con las consecuencias de la ausencia de un propósito superior en las organizaciones.

El documental relata la historia de los accidentes de dos Boeing 737 Max, sucedidos en 2018 y 2019, en los cuales murieron en total 346 personas. De acuerdo con el autor del artículo, lo que comienza como una investigación forense termina descubriendo cómo las causas de los accidentes estaban estrechamente relacionadas con actos temerarios producto de una #culturaempresarial degradada por la codicia y el afán de lucro, lo que llevó a que la excelencia en la ingeniería terminara siendo desplazada como prioridad por la incesante búsqueda de incrementar el valor para los accionistas.

Obviamente este tipo de cultura es una epidemia en el mundo empresarial y se representa en corrupción, daños ambientales gravísimos, productos dañinos para la salud de los consumidores, falta de acceso a medicamentos para las poblaciones más vulnerables, por nombrar solo algunas de sus consecuencias. Con el ánimo de ayudar a cambiar esta situación, en mi libro Organizaciones Brillantes abogo por la incorporación en las #empresas de dos principios que consideramos se deben convertir en pilares de su existencia. Uno es "el propósito delante de las ganancias" y el otro es "las organizaciones son parte del todo".





El primero se basa en la creencia de que la razón de ser de las organizaciones radica en un propósito superior y que las ganancias son consecuencia de hacer bien la tarea. Por #propósito superior entendemos un propósito que pone a la organización al servicio de la sociedad y que se convierte en fuente de sentido para los colaboradores de la empresa. Es decir, un propósito superior se funda en la generosidad, va más allá del negocio como tal y tiene una buena dosis de altruismo. Con este principio no queremos decir que las ganancias y la generación de recursos no sean importantes, sino más bien que deben estar al servicio del propósito que es el que determina la dirección de la organización.



Las organizaciones son parte del todo quiere decir que las empresas son entes interdependientes del mundo que les rodea, por lo cual deben actuar responsablemente con el medio ambiente y con todos los grupos de interés con que se relacionan. Entender esto es muy importante, porque en la medida que las organizaciones se concientizan del impacto que generan en la sociedad y en el medio ambiente, su actuar se vuelve más ético y responsable.

Me encantaría conocer tus comentarios y reflexiones respecto a este espinoso tema.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo