Tomados de la mano en alto

EL MOVIMIENTO

Organizaciones Brillantes es una (r)evolución que está cambiando la forma de concebir las empresas y gestionar las organizaciones, partiendo de 4 Principios fundamentales.

P1.png
BICI1.png

Este principio se basa en la creencia que la razón de ser de las organizaciones radica en un propósito superior y que las ganancias son consecuencia de hacer bien la tarea

Esta creencia es (r)evolucionaria, porque desafía esa idea tan arraigada que establece que la única responsabilidad de las empresas es hacer utilidades para sus accionistas. Esto no significa que generar ganancias deje de ser importante, la gran diferencia está en que ya no es la única prioridad. Con este principio se propende por mantener el balance entre el cumplimiento del propósito y la generación de utilidades, lo que le da sentido y sostenibilidad a las organizaciones.

P2.png
SISTEMASVIVOS.png

Entender las organizaciones como sistemas vivos permite dejar atrás la visión mecanicista de la era industrial que concebía a la organización como una máquina, lo cual convierte por defecto a las personas en tuercas, tornillos y engranajes al servicio de la máquina.

Para ello es importante entender que los sistemas vivos se pueden describir como redes de organismos que se interconectan y se relacionan entre sí y con el medio ambiente, lo cual se aplica perfectamente en las organizaciones, si vemos a los colaboradores como organismos que conforman esas redes.

Esto transforma nuestra mirada para poder ver a estos colaboradores como seres dotados de inteligencia, múltiples capacidades y habilidades, creatividad y sensibilidad, dejando así atrás la mirada deshumanizante de los colaboradores como piezas de una máquina.

Cualquiera diría que este principio se cae de su peso, sin embargo es muy relevante hacerlo explícito, porque en la mayoría de las organizaciones siguen atadas al paradigma mecanicista que deshumaniza a las personas y las convierte en empleados. Este principio invita a tener una mirada apreciativa de las personas en las organizaciones, que se fundamenta en tratarlas como seres inteligentes, capaces, creativos, sensibles, dignos de respeto y consideración, que quieren realizarse y ser felices.

Cuando el ser humano realmente está en la misma esencia de la organización, un objetivo primordial debería ser propiciar las condiciones organizacionales para que los colaboradores brillen. Esto parte de entender que las personas, además de su dimensión productiva, también tienen una dimensión creativa y trascendente, razón por la cual las organizaciones deben trabajar en el desarrollo tanto de la una como de la otra.

p3.png
manosf.png
p4.png
empresamundo.png

En la medida que las organizaciones se concientizan del impacto que generan en la sociedad y en el medio ambiente, su actuar se vuelve más ético y responsable. La responsabilidad que emana de esta conciencia se sustenta en valores como la solidaridad, el bienestar común y la integridad, al igual que en la conciencia ambiental. El nivel de esta última depende del valor que le damos a la preservación y regeneración del medio ambiente que sirve de sustento para la vida.
Estamos en un momento en el que es fundamental entender que las organizaciones no son entes independientes del mundo que nos rodea, por lo cual deben actuar responsablemente con el medio ambiente y con todos  los grupos de interés con que se relacionan. De ahí que si se quiere ser una organización que ilumina al mundo, se debe ser consciente del impacto que se genera en este.

Hemos diseñado la prueba Spark Index, con la que
evaluamos la cultura organizacional de su empresa.
 

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES Y CONOCE LO QUE SE HABLA SOBRE EL MOVIMIENTO

  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco