Decrecimiento ¿Una insensatez?

Hace unos días se levantó una tremenda polvareda relacionada con la participación de la ministra de minas y energía de Colombia en el Congreso Nacional de Minería debido a la mención que hizo acerca de exigir a las economías desarrolladas decrecer para que los impactos del cambio climático nos golpeen menos a los países más vulnerables con respecto a este fenómeno. No demoraron en levantarse numerosas voces criticando y burlándose de la ministra, señalando su intervención de estúpida, insensata, absurda, y hasta comunista, por nombrar algunos de los adjetivos que usaron.


¿Será que es tan insensato hablar de #decrecimiento cuando hoy por hoy necesitamos 1,8 planetas para suplir nuestras necesidades de recursos cada año? ¿Será que es tan estúpido hablar de #decrecimiento si tenemos en cuenta que si los habitantes de todos los países del mundo tuvieran el mismo estilo de vida que los de los Estados Unidos de América, necesitaríamos de 5 planetas para colmar nuestros requerimientos de recursos

anualmente?[1] ¿Será que es absurdo pensar en que no es ético ni justo acabar con los recursos que requerirán las generaciones futuras para su subsistencia?



Parece entonces que la falta de sensatez está en seguir pensando en que podemos continuar en la senda de un crecimiento económico infinito en un mundo con recursos finitos. ¿Será que quienes defienden esta perspectiva no saben que en la naturaleza lo único que crece sin medida son los tumores, hasta que matan al ser del que viven? ¿Será que esa creencia que nos vendieron de que más es sinónimo de mejor es realmente cierta siempre?


En términos de bienestar uno puede decir que es parcialmente cierta, ya que si uno comió hasta quedar bastante satisfecho y se come otra ración de comida similar, pueda que en términos de placer experimente más, pero a nivel de salud va a sufrir de indigestión y su necesidad de cobrar energía que quedó cubierta con el primer plato, se va a ver perjudicada por el esfuerzo adicional que el organismo va a tener que hacer para procesar la comida de más. En cambio, si ese segundo plato de comida va a cubrir la necesidad de una persona hambrienta, el bienestar de esa persona si mejora significativamente. Por eso cuando hablamos de necesidades básicas, más únicamente es mejor cuando estas necesidades están insatisfechas. Además, si lo miramos a nivel de la sociedad en general, el nivel de bienestar va a ser realmente mucho mayor cuando todos tienen suficiente que cuando unos pocos tienen mucho y muchos tienen poco, lo cual evidentemente se cae de su peso.

[1] Jiménez Sánchez, Agustín (2021). Organizaciones Brillantes. Lemoine Editores. Págs. xlv – xlvi.


#economia #desarrollosostenible #regeneracion


55 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo